Jueves, 24 de septiembre de 2015

Un “Salón de la Fama” del blackjack (III)

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

Para acabar con nuestro particular Salón de la Fama del blackjack os traemos hoy a grandes nombres femeninos, porque no solo hay hombres en el mundo del popular juego de cartas ¿quieres conocerlas?

[Img #2658]Casi todo el mundo piensa que los hombres dominan el mundo del blackjack y sin embargo hay muchas mujeres que juegan y que han jugado que son igual o más habilidosas que sus compañeros varones. A lo largo de la historia la mujer ha desempeñado una labor indispensable ocupando la mesa del blackjack pero la industria del popular juego de cartas todavía se resiste a concederles todo el crédito.

La primera mujer de la que vamos a hablar hoy es Eleanor Dumont, también conocida por sus coetáneos como Madame Moustache. Dumont fue una famosa jugadora en el siglo XIX que inició su carrera en Francia jugando a uno de los padres del Blackjack, el Vingt-Et-Un. Cuando se mudó a Estados Unidos Eleanor abrió un casino en Nevada City de California donde consiguió mucho éxito hasta que la fiebre del oro. De ella se decía que era mejor croupier que jugadora, aunque eso sí siendo muy competente en ambos lados de la mesa. 

No todo en la vida de Eleanor Dumont es alegría, su suerte cambió cuando la fiebre del oro llegó a su fin y tras varias decisiones malas acabó arruinada y trabajando de madame en un burdel. Por aquel entonces era una anciana a la que le había crecido un prominente bigote, de ahí el mote, que hizo de esa característica su seña como prostituta.

La otra mujer de la que os queremos hablar es de una que ha sobresalido como jugadora de póker y de blackjack. Cathy “Cat” Hulbert aprendió a jugar durante sus años de universidad, necesitaba las ganancias para pagar sus gastos en educación. Una vez acabó la carrera y como no le gustaban los trabajos al uso decidió intentar como jugadora profesional de cartas. Por eso se mudó a Las Vegas con todos sus ahorros y comenzó a trabajar en la Ciudad del Pecado como croupier.

A través de su trabajo conoció a un jugador que usaba estrategias de conteo avanzadas y que era parte de un equipo de blackjack llamado “The Czechs” (Los Checos). El conteo de cartas le abrió un mundo de posibilidades y consiguió unirse al equipo de Ken Uston, su calidad era tal que en ocasiones jugaba de “Big Player” en la formación del equipo. Tuvo tanto éxito que más de 150 casinos la incluyeron en la lista negra de clientes. Cosa que no impidió que siguiera colándose en ellos, usaba muchos disfraces y de todo tipo. Se disfrazaba de hombre o de mujer con tal de entrar a jugar al casino. 

William Hill ES Español