Miércoles, 19 de septiembre de 2018
Última actualización: Miércoles, 3 de agosto de 2016 14:03
Lunes, 24 de agosto de 2015

4 errores fatales si sospechan que cuentas cartas en un casino

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

Si alguna vez piensas ir a un casino a jugar a blackjack y quieres probar suerte contando cartas, a continuación, te detallaremos una serie de acciones que nunca hay que cometer si sospechas que el jefe de la sala te vigila.

[Img #2626]Contar cartas no es ilegal, pero los casinos no toman muy bien que los clientes lo hagan. De hecho, si te pillan lo más probable es que te inviten a abandonar el local. Todo aquel que haya estado alguna vez en un casino contando cartas recordará como alguna vez sintió una progresiva picazón en la nuca cuando nota que el jefe de sala le está vigilando. Si nunca te ha pasado, nos alegramos por ti. Por eso te traemos cuatro errores fatales que nunca hay que cometer si sospechan de ti.

En primer lugar nunca actuar de manera nerviosa. Es obvio. Si el jefe de sala te está taladrando con la mirada es para que te pongas nervioso, si no haces “trampa” no te importará que te perforen con la mirada. Por eso nunca hay que evitar su mirada o mirar por encima del hombro o distraerse de la mesa, hay que jugar como si se es un tipo normal. Y si el jefe de sala viene a hablar, lo mejor es tener una conversación distendida y de “buen rollo”.

En segundo lugar, otro error fatal es rechazar una tarjeta VIP del casino. Estas tarjetas permiten a los casinos monitorizar todos tus datos y tu manera de jugar para poder saber si haces trampa o no. La mayoría de los jugadores serios de blackjack consiguen una, pero los casinos también se la ofrecen a personas que simplemente están apostando cantidades de dinero muy altas. Con que si te la ofrecen no significa que sospechen de ti. Pero es cierto que tenerla aumenta las posibilidades de que te atrapen. El problema está en que rechazarla es casi como confirmarle al jefe de sala que estabas contando cartas. Por eso en esta trampa hay que escoger el mal menor y aceptar la tarjeta.

El tercer error es estar siempre en la misma mesa. No nos malinterpretéis, si el jefe de sala te está vigilando levantarse inmediatamente también es otra forma de meter la pata. Por eso lo recomendable es mantener un balance, es decir, jugar unas pocas manos más antes de moverse y hacerlo de manera no sospechosa, no usando estrategias de conteo. Si el jefe de sala no sospecha demasiado de ti no te seguirá a otra mesa, pero si lo hace…

Y el último error que puede parecer evidente es incrementar las apuestas una vez que eres vigilado. Es fatal hacerlo porque hay que tener en cuenta que cuando te vigilan es porque estás ganando mucho dinero, cuentes o no cuentes cartas. Por eso si notas la persistente mirada del jefe de sala intenta variar tu manera de jugar a como lo haría una persona que no contase cartas y sobre todo no aumentes tus apuestas de la forma en que la estrategia dicta porque eso confirmaría sus sospechas.

En el fondo, el mejor consejo para evitar ser pillado o para despistar al jefe de sala es el de siempre. Si cuentas cartas compórtate como uno que no las cuenta, algo que es difícil pero no imposible. De lo contrario te podría pasar como a Ben Affleck y te podrían echar del casino prohibiéndote la entrada de por vida.

Si quieres probar suerte puedes comenzar a jugar al blackjack y demás juegos de casinos de forma gratuita o con dinero real en William Hill desde el banner que sale a continuación.

 

William Hill ES Español