Miércoles, 13 de junio de 2012
Eurcopa 2012

Hungría 54, Holanda 74 y España 2010/12: las selecciones que jugaron sin delantero centro

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

España no es la primera Selección que utiliza esta técnica, para algunos es una mala decisión que no puede rendir frutos, pero hay algunos expertos del fútbol que apoyan el uso del falso 9.

[Img #2115]Después de la Segunda Guerra Mundial en 1953, el estadio de Wembley recibió a los húngaros que visitaban a los ingleses. Los creadores del fútbol se regocijaban al presumir que no existía fuera de la isla algún rival capaz de vencerlos, pero es que no conocían el poder de Hungría. Los húngaros dieron una cátedra de fútbol usando una tàctica nueva: el falso nueve. El delantero Nándor Hidegkuti no funcionó como delantero centro, sino que se atrasó volviendo locos a los ingleses, que perplejos no vieron llegar a Puskas quien marcó dos goles que acompañaron al otro par de dianas anotadas por Hidegkuti.

Ambos equipos se volvieron a ver las caras en 1954 en Budapest y los húngaros repitieron la dosis a los ingleses quienes perdieron 7-1 gracias a la misma técnica del falso nueve. El Real Madrid fue uno de los que se quedaron sorprendidos y ficho a Puskas y Alfredo Di Stefano se convirtió en el clon de Hidegkuti, pero en una versión mejorada e imprevisible. Los merengues copiaron el modelo de Hungría y consiguieron unas de las victorias más gloriosas de su historia.

Una de las finales más emocionantes en la historia de los mundiales fue aquella entre Holanda y Alemania en 1974. Los teutones eran los dueños de la sede de aquella Copa del Mundo, que ganaron pero de manera sufrida ante los holandeses que jugaron con el falso 9.

Hasta unos años antes, el entrenador del Ajax Marinus Michels, se hizo dueño de un estilo de juego que hoy podríamos decir que es la cuna del Barcelona. A su estilo se le llamó “Fútbol Total” y el mismo técnico lo definió así: “Consiste en acosar sin tregua ni respiro al adversario para recuperar la posesión del balón, y no ceder a ningún precio la iniciativa del ataque al contrincante, contando con dos requisitos básicos: un espíritu de lucha inquebrantable y una perfecta preparación física, sin los cuales el sistema se derrumba irremediablemente”.

Fue en el equipo de Amsterdam que Michels  transmitió su idea futbolística a Johan Cruyff, que a pesar de ser un delantero, no ejercía esa función ya que siempre contó con la libertad para moverse, haciendo que el equipo prescindiera del delantero centro.

Michels se había inspirado en los húngaros para mejorar el modelo establecido por aquellos que habían humillado a los ingleses y después de introducir exitosamente esa técnica en el Ajax, la aplicó de igual manera cuando llegó a dirigir a la Selección de Holanda, haciéndola llegar a la final de la Copa del Mundo de Alemania en 1974.

Johan Cruyff fue en esa final el que desconcertó a los alemanes descolocándose de su posición de delantero centro, fueron los Oranjes los que se adelantaron en el marcador, pero Alemania siempre ha sido Alemania, esa selección de Beckenbauer, Breitner y Vogts salvaron la honra teutona y terminaron coronándose campeones del mundo por segunda vez en su historia, venciendo a la Holanda (2-1) que se mantenía como firme candidata a campeona.