Jueves, 21 de septiembre de 2017
Última actualización: Miércoles, 3 de agosto de 2016 14:03
Martes, 22 de diciembre de 2015

Máquinas de barajar y contadores de cartas (I)

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

Si hay una lucha que defina el juego no son ni las del Bien y el Mal o la de Barça y Madrid, es la eterna pelea entre el casino y el contador de cartas. Y de esta lucha de ingenio entre ambos bandos han nacido muchas soluciones interesantes con el paso de los años, ¿quieres saber más?

[Img #2717]Aunque contar cartas no es ilegal, la opinión de la gente del sector sobre el tema es verdaderamente amplia. Desde los que consideran que es legítimo hasta los que piensan que es hacer trampas. Lo único seguro en este tema es que los contadores de cartas reducen el beneficio de los casinos, algo que por supuesto no les agrada. Por eso han usado un montón de estratagemas para evitarlos como: las listas negras, que en su formato más profesional aparecieron en 1967, o también los sistemas de reconocimiento de caras.

Sin embargo la efectividad del reconocimiento de caras es bastante cuestionable porque todo lo que necesita un contador profesional es disfrazarse seriamente para poder engañar con facilidad a dichos métodos. Por eso desde los casinos decidieron decantarse por las máquinas de barajar cartas. Las más conocidas de este tipo son las Shuffle Master machines desarrolladas por John Breeding.

El inventor era un conductor de camiones que después de leer un artículo sobre estrategias inteligentes en el blackjack dejó su trabajo para desarrollar un dispositivo que disminuyera la ventaja de los contadores de cartas. Fundo una compañía que en el año 2000 introduciría la Continuous Shuffling Machine, más conocida como “El Rey”.

“El Rey” era una máquina de barajar que se anunció en su momento como la pesadilla de los contadores de cartas. Además de asustar a los profesionales de esa práctica también tuvo otra ventaja para los casinos: redujo el tiempo de juego, ya que barajaba más rápido que los croupiers. Estos dos factores propiciaron que se hiciera famosa a lo largo y ancho del mundo, expandiéndose por muchos casinos.

William Hill ES Español